Más historia del colegio en la antigua web.

INICIOS

En octubre de 1946, los escolapios adquieren un pequeño colegio, famoso en aquel entonces en Asturias, fundado inicialmente en la calle General Elorza en 1920. Después se desplazó a la calle Independencia y más tarde a la actual ubicación en Ciudad Naranco. En un terreno de 16mil m2 entre las actuales calles Fernández de Oviedo, Menéndez y Pelayo y el campo abierto. Se llamaba COLEGIO LOYOLA.
Inicialmente se designaron a cuatro religiosos escolapios para comenzar con esta nueva obra. Apoyados por un grupo de excelentes profesores que ya trabajaban en el Colegio Loyola durante la gestión anterior, y que realizaban fundamentalmente el trabajo escolar para los casi 320 alumnos de los que unos 100 eran internos.

Había mucha ilusión en todos ellos, sueños y proyectos de mejora de las infraestructuras. Una de las primeras propuestas para dotar a la nueva capilla fue la de encargar una imagen de San José de Calasanz idéntica a la de Peralta (de 1,8m de altura) que, a partir del curso siguiente, estaría en la nueva capilla hasta la inauguración de la nueva iglesia en 1962. Actualmente preside el hall de entrada.

Un colegio alejado de la ciudad en un barrio con calles intransitables en aquel momento, por lo que se decide ubicar en la C/ Fray Ceferino los locales para Primaria, más conocidos por LOYOLIN.
Con mucha ilusión, el mismo año de la nueva fundación escolapia, comienzan las obras del nuevo edificio anexo a la construcción original, y consigue inaugurarse para el curso 1947/1948. Poco a poco y con el paso del tiempo continúan las obras de mejora y ampliación del colegio hasta que se decide prescindir de los locales del centro y ubicar a todos los alumnos en el mismo edificio.

CONSOLIDACIÓN / CRECIMIENTO

El 11 de octubre de 1962, coincidiendo con el inicio del Concilio Vaticano II, se inaugura la nueva y actual iglesia del colegio que bendecida y proyectada por la Comunidad escolapia de entonces.
En aquel momento ya había más de 900 alumnos, una tercera parte de los cuales eran internos. Los alumnos y la comunidad inicial siguen creciendo hasta llegar a 1134 alumnos y 18 religiosos en comunidad.

Unos pocos años después, en marzo de 1968, es ordenado en el Seminario de Oviedo, el primer escolapio alumno del colegio, el P. Alejandro Martínez, natural de Laviana.

En abril de 1978 han crecido tanto el alumnado, reduciéndose al mismo tiempo el número de internos que se decide cerrar el internado, quedando reducida la actividad únicamente a alumnos externos.
Se estabiliza durante los cursos siguientes el número de alumnos en torno a los 1450.

En 1985, se admiten por primera vez niñas en párvulos para ir implantando progresivamente la educación mixta y se instala la primera aula de informática. Y en 1988 y 1989 se hace lo propio en COU y BUP, respectivamente.

Al final de este periodo, comienza la adaptación a las necesidades del momento: donde se encontraba la biblioteca se construye la nueva capilla; donde estaban los comedores de los internos, el nuevo salón de actos con acceso directo a la calle; se construye el polideportivo donde se encontraba el cine, etc. En 1991 se remodela la fachada y se coloca en la esquina entre Menéndez y Pelayo y Fernández de Oviedo una gran estatua de San José de Calasanz obra del P. Jesús Ruiz.

AGRADECIMIENTOS

Muchos son los escolapios religiosos, laicos colaboradores, alumnos y familias que han construido estos 70 años de historia del Colegio Loyola – PP.Escolapios.
Y desde la Comunidad y Equipos Responsables de la actualidad, damos gracias a Dios por todos ellos y por quienes, vinculados de uno u otro modo a esta obra, han participado, orado o colaborado para que hoy en día pueda mantenerse tan viva y escolapia como en sus inicios.

(Extracto de un texto elaborado por el P. Alejandro Martínez en 2007 dedicado a todas las personas, escolapios y laicos, como homenaje al empeño mostrado por seguir las huellas de Calasanz en esta tierra asturiana)

Más historia del colegio en la antigua web.