Somos Escuelas Pías

Escuelas para la formación de personas abiertas, solidarias, comprometidas y creyentes

Nuestra historia se inicia gracias a José de Calasanz (1557-1648), que, prestando atención a unos niños indefensos y sin escuela, se dejó sorprender y cautivar por ellos. A partir de esa experiencia vivida, decidió centrar su vida de sacerdote en crear las mejores escuelas. Escuelas populares, que bien organizadas y con educadores cualificados, se dispusieran a educar, a esos niños que le habían trasformado la vida, en “Piedad y letras” en “Fe y cultura”.

Este acontecimiento inicial se ha prolongado en el tiempo, durante más de cuatrocientos años, hasta llegar a ti y a nosotros. La Orden de las Escuelas Pías, desde 1617, siempre ha creado escuelas que ayuden a la formación de personas abiertas, solidarias, comprometidas y creyentes. Continuando con el original modelo educativo que tenía el propio Calasanz, que se convierte en nuestro propio estilo, y que para ti se hace vivo y te da seguridad en tu formación. Un modelo caracterizado por:

– Su Cercanía, aceptación y respeto hacia las personas, desde la sinceridad y el diálogo.

– Su Disponibilidad para acompañar a los alumnos en su andadura personal.

– Su Cordialidad, confianza y sencillez en el trato cotidiano.

– La Educación preventiva: promoviendo la educación no formal y estilos de vida saludable, fomentando actividades lúdicas y deportivas.

– La Educación en igualdad desde la diferencia y la complementariedad.

– Ser Favorables y abiertos a la participación de alumnos y familias en la vida del centro.

Carácter propio

Escuelas Pías